et-loader

 

Cuyabro no es un gentilicio, sino un apodo, un sobrenombre peyorativo. El gentilicio de los nacidos en Armenia es armenita. El gentilicio fue durante muchos años el mismo de los naturales de la antiguo región del Cáucaso, el país de Europa con límites en Asia, es decir, armenio o armenia, según el sexo del nacido en esta tierra. Pero en el 2006, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi publicó el Diccionario de Gentilicios de Colombia y promulgó el de armenita para los oriundos de Armenia, la capital del departamento del Quindío.

Con relación al apodo cuyabro, que les pusieron a los armenitas, es pertinente decir que en la región existía una planta llamada Coyabra o Cuyabra, un arbusto rastrero, cuyo fruto es una calabaza, una Lagenaria Siceraria, de la familia de las cucurbitáceas. Nunca se utilizó ni se utiliza como alimento, sino como recipiente cuando el fruto está seco.

En la actualidad es muy difícil encontrar la planta en la propia región del Quindío. También se conoce como tarralí. En la antigüedad existía en forma abundante como una maleza, especialmente en la porción de terreno que se conocía como Armenia en el proceso de Colonización del Quindío. El apodo proviene de una discusión, ‘pelea’ entre los calarqueños y los armenitas que sólo en los últimos cuarenta años ha cesado. Según el historiador Jhon Jaramillo Ramírez, de la Academia de Historia del Quindío, este mote es obra de los calarqueños.

Ellos llamaron así a los que habitaban en la recién fundada villa de Armenia, donde abundaba la cuyabra, como una forma de responder (desquitarse) al mote que les habían puesto los de Armenia a los calarqueños: charrascaleños, pues decían que las tierras de Calarcá no eran sino charrascales. Lo cierto es que entre los dos pueblos se cuenta una historia de fuertes discusiones.

La fundación de Armenia fue un duro golpe para los calarqueños, que se declararon decepcionados porque perdieron la posibilidad de apropiarse de esos terrenos, por un lado, y además quedaron con los líos jurídicos con la compañía Burila, mientras los de Armenia se liberaron, teniendo fácilmente la propiedad de la tierra.

En esos términos, los calarqueños miraron a los armenitas como arrodillados, arrastrados frente a la Burila, y fueron comparados con la planta rastrera popular de la zona, la cuyabra, y le pusieron el mote de cuyabros, es decir, arrastrados.

Durante muchos años ese fue un epíteto ofensivo, que causó muchas otras peleas. Por ejemplo, las familias no querían que sus mujeres, sus hijas, se casaran con cuyabros. El tema se avivó con la creación del departamento del Quindío y la escogencia de la capital, pues tanto Armenia como Calarcá querían serlo. A partir de este momento el tema empezó a cancelarse, y el apodo de cuyabro tomó estatus, tanto que muchas personas están convencidas de que es el gentilicio de los quindianos. Pero les recuerdo, ‘cuyabro raizal’ quiere decir nacido en Armenia.

 

Como golosina Los cuyabritos, son ideales para el consumo directo, acompañado de tus bebidas preferidas calientes (Té, café, capuchino, café con leche, chocolate) ó frías (Leche, Malteadas, Jugos).

También son especiales para atender y sorprender a tus visitas.

Presentación: Empaque plástico por 14 unds.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Cuyabritos con Café | caja x 14 unds. | 400 g| Cafequipe”

Your email address will not be published. Required fields are marked